Los niños y las emociones

Desde muy temprano captamos  e interpretamos las emociones. Acompañar en el aprendizaje de cada una de ellas y favorecer su expresión adecuada mejora el bienestar emocional
Desde muy temprano captamos e interpretamos las emociones. Acompañar en el aprendizaje de cada una de ellas y favorecer su expresión adecuada mejora el bienestar emocional

La mayoría de los  niños son especialistas a la hora de captar emociones de los demás, especialmente de las personas importantes para ellos.

Es interesante observarlo y ver de qué manera lo  expresan .

Algo de esto me pasó  con mi hija menor hace unos días. Estábamos terminando de cenar y al intentar coger su vaso de leche  para acercárselo un poco, el contenido de todo el recipiente se le derramó por la mesa, el suelo y parte de su pijama.

– ¡pero hija!- le dije algo irritada-¡jolín, mira cómo se ha puesto todo!, anda, ve a cambiarte mientras lo recojo.

Resignada, decidió obedecerme y al rato vovió limpia y dispuesta a volver a intentarlo.

Lo siento ama ¿te has enfadado?

No cariño ¿pues?

Tenías cara de enfadada y has hablado alto.

Bueno, igual un poco. Se ha ensuciado la mesa y el suelo y estabas recién bañada. Me ha dado rabia pero ya está, ha sido un accidente.

Entonces es que  sí estabas un poco enfadada.

Pues sí, tenía razón. Había captado bien mi reacción y tratar de disfrazarlo o negarlo  solo iba a confundirla.

Los niños captan las emociones y no lo hacen por lo que les digamos sino por cómo actuamos. La expresión facial  es el principal indicador de la emoción.

Desde  muy temprana edad  saben o por lo menos intuyen que hay un grupo de emociones que generan malestar (tristeza, miedo, enfado) y otro que proporciona agrado y bienestar (alegría, amor, sorpresa) .

Saben que no surgen por que sí, reconocen que existe cierta relación entre algo que ha ocurrido y la aparición de esa emoción.

Sin embargo, este conocimiento no siempre es exacto y depende de su nivel evolutivo (pueden captar tristeza y pensar que es porque han hecho algo ellos cuando no es así). Por esta razón, apoyarles en este aprendizaje  les ayuda a reconocer sus propios estados emocionales  y  las emociones de los demás.

De la misma forma, ayudarles a relacionar una emoción con la situación que la ha podido generar, suele tranquilizarles y sobre todo, da sentido y a cabida a eso que están experimentando.

En la actualidad existe bastante consenso en establecer como básicas las siguientes emociones:

  • Miedo
  • Alegría
  • Tristeza
  • Rabia
  • Asco
  • Sorpresa
  • Vergüenza
  • Amor

Los cuentos en los que aparezca este abanico emocional es un método muy sencillo y fácil para realizar esta labor.  Los niños aceptan y reconocen bien emociones negativas en personajes ficticios, algo que no siempre les resulta sencillo cuando se trata de las propias (la rabia y los celos por ejemplo)

Todas las emociones son importantes, estamos preparados fisiológicamente para sentirlas y expresarlas y tienen su objetivo adaptativo.

Reconocerlas, aceptarlas y permitir una expresión adecuada favorece la flexibilidad emocional, algo que les resultará de gran ayuda  a lo largo de su vida.

Yolanda P. Luna

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s