En el cole

Quien no recueren el coleda a alguna de sus profesoras de cuando iba al cole. Últimamente he preguntado en mi entorno y he llegado a una conclusión que, aunque no creo que tenga  mucha validez estadística, me ha resultado interesante: tendemos a  acordamos de un par de profesores en toda nuestra vida escolar, tres como mucho.

Estos profesores suelen situarse en uno de estos dos polos: los que  nos despiertan ternura y nos llevan a revivir los buenos momentos de los años del colegio y aquellos a los que todavía recordamos con temor o incluso con rencor.

Creo además, que hasta puede dar  igual el tipo de alumno que hayamos sido. Lo digo porque a pesar de haber sido una alumna bastante dócil, tengo recuerdos de ambos tipos de profesores.

Hace unos días,  me encontraba hablando con un grupo de amigas sobre las profesoras que les habían tocado este año a nuestros hijos.

–  Yo estoy supercontenta- les decía-. La verdad es que no pensaba lo importante qué puede ser tener una buena profesora hasta que te la encuentras.

En los años que llevan  en el cole siempre he estado conforme con la que les han tocado,  pero la que tiene uno de ellos este año es especial.

Creo que le van a quedar recuerdos muy buenos de ella.

–  Pues qué suerte porque sobre todo cuando son pequeños yo creo que les ayuda mucho- me decía otra- ¿te acuerdas de aquella que nos daba mate  a nosotras en el cole?

–  Sí ¡No me lo recuerdes! Todavía se me pone un nudo en la garganta cuando me acuerdo cómo me ponía antes de entrar en sus clases pensando en que igual me sacaba a la pizarra.

Y eso que normalmente llevaba los deberes hechos.

–  No, si eso era  lo de menos para ella. Yo creo que disfrutaba haciéndonos sufrir delante de todas.

¿Recuerdas el día que trajo unos cromos de Tarta de Fresa para  que cogiéramos y le dijo  a aquella niña delante de todas, que ella no podía, porque no sabía sumar y no iba a saber cuántos tenía que coger?

–  Sí, me acuerdo ¿por qué se comportaría así? Suerte que yo creo que en  la mayoría de los casos es diferente.

–  Bueno, el otro día me contó una chica que a su hijo le había pasado algo parecido en el cole. Se quedó apartado de la clase por la intervención del profesor a la hora de hacer equipos para un partido de futbol.

En esta ocasión no le costó nada decir a voz en grito: “¡tú no juegas que no sabes las normas!”

Me fui impactada por el relato y pensando en la importancia que tiene el comportamiento de los profesores en la educación de los hijos.

¿Qué es lo que hace que un profesor genere recuerdos de un tipo o de otro? Su personalidad, su situación vital en el momento en el que nos encontramos con ellos, su motivación por el trabajo…

A mi se me ocurrieron estas cuatro destrezas:

  • Empatía
  • Respeto 
  • Aceptación
  • Autocontrol

Yolanda P. Luna

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s